28.7.11

le - carta 4 (introducción)


Tengo en las manos olor a sexo y chocolate. Y aprieto con fuerza un boleto que noté solo al llegar a mi casa y sentarme. Tengo en mis manos tu cara toda caliente y esos ojos gigantes que me miran. Tengo en las manos toda tu piel, rastros claros de cómo tocarte la próxima. Todo eso tengo en las manos.


۝۩۞۩۝

4 comentarios:

Lucrecia Borgia dijo...

Hay que tener mucho cuidado cuando se tocan ciertas cosas con las manos.
Mi madre me decía: Lucrecia, ¡siempre lávate las manos! antes de comer, después de comer, después de tocar cualquier cosa.. hasta llegué a pensar que éramos descendientes de Poncio Pilatos... En tu caso creo que la culpa la tuvo el boleto... ;-)

saludos

dear prudence - dulcema dijo...

jajajaja

qué grande su alteza!
es decir:
su grandeza

saludos :)

norber dijo...

Estas palabras me significaron una cachetada, después del agotador medio día de trabajo. Lo siento, es la mejor opinión que puedo hacer mientras tanto. Gracias.

dear prudence - dulcema dijo...

gracias por leer norber. la verdad que tu opinión es contundente, y eso me parece genial!