25.2.08

colección



las mujeres de mi familia
somos vehementes,
las mujeres de mi familia
somos tres: la génesis fue espontanea
nos diferenciamos en la misma
instauración generacional.
fue un salto mutacional:
la vehemencia fue, es y será.
aprendimos a elevar la voz
antes que a hablar,
y después pudimos llenar
con argumentos aplastantes
el grito agudo y enhiesto.
no tu vimos pito pero si,
una lengua larga de doble filo.
las mujeres de mi familia somos tres
vehementes y obtusas a veces,
casi obscenas en nuestras poses
pero fieles al rito de ser
contradicción en persona.

5 comentarios:

ali baba dijo...

que fuerte!
fieles a la causa

¿pablo? dijo...

"Aprendimos a elevar la voz
antes que a hablar".

(Ja)

(Noto un cambio en el estilo, más "agresivo". Interesante)

dear prudence dijo...

ey ¿pablo?
gracias por las correcciónes.
(el espacio fue casual -fallido?-)... pero creó un efecto de sentido maravilloso).

estoy más auto crítica ahora. eso sería un plus a la agresividad?

ponele que te digan todo el tiempo que no aceptas tu errores. ponele que era verdad, ponele que si. pero a eso agregale que es mayor el interés por seguir transformándose.

los cambios en la voz, son hormonales y subjetivos, o uno excluye al otro?

ay... estoy estudiando lingüistica y trastornos del aprendizaje infantil (tengo problemas).

gracias por leerme, de verdad. es el plus para recuperar algo de mi moral perdida.

dear prudence dijo...

ali baba,
/fuerte/ es un adjetivo muy apropiado...
diste en la tecla
jajajja

¿pablo? dijo...

Son lo mismo.
Los blogs en general funcionan como una forma de catarsis - diversión, en general eso está bueno, pero atenta contra un pequeño plus de calidad en la escritura.
Transformarse, transformers, eso también está muy bien.
Haced lo mismo con la moral perdida.

Nada se recupera. Todo es mejorable.

Bucay.